Lo que se debe tener en cuenta antes de pedir dinero con asnef

Los tiempos están como están y hay mucha gente que llega a fin de mes raspado económicamente hablando. Son muchas las personas con problemas económicos graves y lo peor de todo es que encima son morosos por lo que las puertas se les cierra de un portazo. Hay quien ha dejado a deber dinero porque no ha tenido más remedio, gente que se quedó sin nada y que no tenía dinero para poder hacer frente a sus deudas, así que entraron de cabeza a un fichero de morosos. Evidentemente con esas deudas es imposible que en ningún lado le den nada, excepto en algunas entidades que al parecer prestan el dinero a pesar de ser moros, pero ¿qué se debe tener en cuenta antes de solicitar un crédito siendo moroso? Por supuesto las ventajas están limitadas, más que nada porque no les van a dar un periodo largo de tiempo para poder devolverlo, ni tampoco una cantidad de dinero muy elevada, pero deberemos tener en cuenta que tenemos que estar seguros de que lo vamos a poder devolver, ya que de otro modo entrar en un bucle de deudas es fácil y salir de él complicado.

Cuando se va a solicitar dinero es porque se necesita de verdad, debemos tener claro, ante todo que este tipo de préstamos con ASNEF son para situaciones especiales, para cuando se nos viene encima una situación complicada, por ejemplo el pago del seguro del coche, una avería, el dentista de nuestros hijos que todos sabemos lo caro que es, en definitiva situaciones en las que de verdad podemos necesitar el dinero. Otras de las situaciones que podemos encontrar es querer salir de los ficheros de ASNEF, por lo que pedir el dinero para pagar la deuda no es una idea tan descabellada, mucha gente los solicita y de esta manera puede hacer frente a la deuda quedándose sin ella en cuestión de nada, una opción bastante acertada que nos dejará en una situación muy diferente.

Así que si eres una persona en esta situación en estos momentos quizás te convenga empezar el año sin esa soga que al final no te deja llevar una vida tranquila, intenta solicitar un crédito de este tipo y continua una vida sin que las puertas se mantengan cerradas, sino que sigan abiertas de par en par.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *