Cirugía estética y edad, factores a tener en cuenta

En el campo de la medicina, independientemente de su especialidad, la edad es uno de los factores que conviene tener en cuenta a la hora de enfrentarse a determinados tratamientos y operaciones. No obstante, cuando vamos acotando el campo nos referimos a la cirugía estética, lo relacionado con la edad cobra una importancia todavía mayor.

Salvo en los casos de necesidad, en los que cuando hay que operar se pueden saltar determinadas pautas, los especialistas siempre aconsejan esperar hasta que las personas tengan cierta edad con el objetivo de poder realizar la operación en condiciones completas de seguridad. La comunidad médica desaconseja en todo momento lo relacionado con las operaciones de estética a todas las personas que todavía no han alcanzado su grado más alto de madurez, como  consecuencia de la importante problemática que esto podría suponer tanto para la persona que recibe la operación, como para el círculo más íntimo de la misma.

Del mismo modo, incluso existen casos en los que la persona ya ha alcanzado este grado de madurez, y se sigue insistiendo en esperar un tiempo prudencial hasta someterse a determinadas operaciones. Una de las más populares es lo relacionado con el aumento de pecho, por ejemplo, una de las más demandadas entre cada vez una mayor cantidad de personas. No obstante, y como consecuencia del proceso de crecimiento que tiene cada cuerpo humano, es aconsejable no enfrentarse a este tipo de operaciones hasta que no se superan los 21 años.

Qué ocurre con la edad máxima

Del mismo modo que la comunidad médica ha asentado una serie de pautas relacionadas con la edad mínima a la hora de someterse a todo tipo de operaciones de estética, ocurre lo mismo cuando nos referimos a la edad máxima que el cuerpo permite enfrentarse a este tipo de operaciones en condiciones de seguridad.

Del mismo modo que ocurría en el anterior caso, también es conveniente conocer que la comunidad médica prefiere en todos los sentidos estudiar cada uno de los casos de manera completamente individualizada con el objetivo de lograr obtener el mejor resultado posible. Ya que existen casos en los que los cuerpos, independientemente de la edad que tengan, se comportan de manera diferente ante el mismo estímulo.

En este tipo de estudios, se ha demostrado que la edad fisiológica es mucho más importante que la edad cronológica. Es decir, para los médicos, lo que es realmente importante es el estado físico de cada uno de los pacientes, no su edad como tal. Por ello, existen recomendaciones que anulan la posibilidad de realizar operaciones estéticas a partir de los 50 años, y esta serie de casos de gente que se ha sometido a este tipo de procesos Habiendo superado esta edad con creces.

La importancia de realizar un diagnóstico personalizado

Como hemos comentado anteriormente, el principal aspecto que se debe tener en cuenta a la hora de tomar a la decisión en torno a la importancia de tener en cuenta la edad a la hora de realizar un tratamiento, es diagnosticado de una manera completamente personalizada la salud de cada paciente en cuestión.

Pese a que la edad es uno de los factores que más en cuenta suelen tenerse a la hora de recomendar o no según qué tipo de operaciones, la realidad es que existen otros aspectos, como el estado de salud, que gozan de la importancia todavía mayor. En este sentido, encontrar la mejor herramienta que permita a todas las personas disfrutar de una operación estética libre de problemas, es confiar en el equipo médico profesional para llevar a cabo todo el tratamiento.

Deja un comentario