3 formas de proteger tu sofá

3 formas de proteger tu sofá

Proteger tu sofá puede ser el objetivo cuando acabas de comprar un mueble bonito y de calidad y que quieres que se conserve así durante mucho tiempo. Cuando hay niños pequeños en la casa o cuando hay personas mayores que se pasan horas y horas en su sofá, este acaba manchándose y rozándose por el uso. Prolongar su vida es fácil si se protege debidamente

3 estilos de funda que protegerán tu sofá

Y, por supuesto, la mejor forma de proteger tu sofá es con fundas para sofás, que puedes encontrar de diferentes tipos. Te hablamos de las tres más habituales.

#1. Las fundas prácticas

Estas fundas no cubren el sofá por completo, pero sí las zonas sometidas a un mayor roce: el respaldo, el asiento y los reposabrazos. La mayor ventaja es que no hay que preocuparse demasiado por los tamaños, ya que se adaptan a la mayoría de los sofás y sillones y son muy fáciles de poner y de quitar.

#2. Las fundas ajustables

Cubren el sofá por completo y se adaptan a cualquier forma de mueble ya que son elásticas y cuentan con una goma en la parte inferior. Se cubre el sofá y se ajustan con las manos o con al ayuda de algún ajustador para los asientos y quedan con la forma del mueble. Se ponen y se quitan rápido y son ideales para sofás y sillones de cualquier forma y tamaño.

#3. Las fundas adaptables

Las fundas adaptables son fundas con forma rectangular o cuadrada, según el tamaño del sofá o sillón. Se colocan sobre el mismo y, a continuación, se van adaptando mediante diferentes métodos. Generalmente, se usa una barrita adaptadora para que la tela quede sujeta entre el respaldo y los asientos y no se mueva. De esta manera, se realiza la primera fase de la colocación, evitando que la tela arrastre por el suelo.

Se realiza el mismo proceso en la zona de los reposabrazos, por lo que la tela queda perfectamente adaptada a todo el asiento, el respaldo y los reposabrazos, cogiendo perfectamente la forma del sofá.

En la zona delantera de los reposabrazos y en los laterales del sofá, estas fundas pueden ir dotadas de lazos o cintas que se atan para que el ajuste sea todavía más perfecto formando unos elegantes pliegues en la tela. Además, estas lazadas son muy decorativas y atractivas, por lo que el aspecto del sofá será muy elegante.

Aunque son las que dan más trabajo, también son las que aportan al sofá una imagen más clásica y más cuidada, por lo que muchas familias las prefieren a las otras formas de proteger su sofá.

Deja un comentario